Descubriendo algo más bajo la leyenda de la humilde servilleta

En la publicación editada con motivo de la exposición de Murillo y los Capuchinos de Sevilla, Marí del Valme Muñoz recoge como la leyenda de la Virgen de la Servilleta tiene su origen en el siglo XIX. De las diversas versiones que ya menciona la viajera Isabela Romer en 1841, la pieza clave es que la pintura está realizada sobre un trozo de tela usado como servilleta por los capuchinos.


Pero ya a comienzos del siglo XX el conservador del museo, Juan de la Vega y Sandoval, publicó que había podido comprobar, en un lugar donde se había desprendido la pintura, que el lienzo no era una servilleta.
Los recientes estudios realizados con motivo de la restauración, previa a la muestra, confirman que se trata de una obra realizada sobre un tafetán grueso.
La pintura, si bien ha sido objeto de esta amable y sugerente leyenda, no necesita ya, hoy en día, del innegable apoyo que prestan estas anécdotas para atraer la atención sobre la el valor artístico de la obra.
En realidad el lienzo se denomina “Nuestra señora de la Refitolera“, no es de extrañar por tanto, dicho sea de paso, el recurso de buscar otro nombre. La definición principal de “refitolera” en el diccionario de la real academia de la lengua española, es de aquella persona que tiene cuidado del refectorio. Y efectivamente este cuadro se encontraba colgado en el refectorio del convento, es decir en la sala que se dedicaba a comedor común, motivo por el que quizás le vino más tarde su vinculación con un elemento del ajuar utilizado para comer, como es la servilleta.
La retirada de los ajados barnices y de restauraciones poco acertadas, han dejado al descubierto aspectos también interesantes. La magnífica realidad de la calidad técnica y un nuevo acercamiento a la interpretación ajustada del mensaje compositivo. Es de destacar la excelente habilidad de Murillo para llevar a la piedad hacia lo cotidiano, por medio de la vinculación a madre e hijo, el cual con actitud infantil parece desear escapar del cuadro. Las miradas se cruzan entre el espectador y los personajes, con gran ternura y familiaridad, siendo esta en parte la clave de su éxito.
Por otro lado gracias a la restauración se ha comprobado que la Virgen se encuentra apoyada por lo que parece una ventana, lo que nos indica con mayor relevancia la intención de Murillo de crear un efecto de tres dimensiones.

Esto no solo afecta a la interpretación de esta pintura, sino que podría modificar la importancia de este recurso en otras pinturas donde se utiliza un artificio parecido. ¿Son ventanas reales?. O quizás más interesante, cuando pinta Murillo su famoso “Figuras en un Zaguán“, ¿está haciendo lo mismo?

¿Intentaría crear la ilusión de las tres dimensiones, creando una especie trampantojo o engaño visual, más que indicarnos que están mirando a la calle?. Esto implicaría cambiar la interpretación de algunas obras.

De algunos otros detalles y comentarios, al pie de las mismas obras de Murillo, resumidos aquí muy brevemente, disfrutaremos en “Barros de luz. Murillo en el Museo de Bellas Artes de Sevilla (Murillo y los Capuchinos de Sevilla) https://www.divumedia.com/calendario/ Apuntaros!.

La Belleza y el Ocaso en Santa Cruz

Después de la gran explosión de alegría y arte en Santa María la Blanca. Después de haber disfrutado imaginando cuando en aquellos años del siglo XVII todo el barrio de la Puerta de la Carne era una muestra de arte urbano de los grandes maestros, que hoy vive encerrada en los mejores museos del mundo.

Después, justo después nuestro siempre admirador grupo de amigos va a parar, en nuestra cartografía de Murillo, al solar de la destruida y antigua sinagoga-iglesia de Santa Cruz.

Allí contemplamos que el  devastado templo, era aún mayor que el de Santa María la Blanca, y nos imaginamos los silencios que allí vivió maese Murillo, en su ocaso. Siempre el maestro esperando, dialogando con la penumbra de una estrecha capilla, a que bajara  el Cristo de aquel “Descendimiento” de Pedro Campaña, como confesó al sacristán, tal como recoge Antonio Ponz en su “Viaje de España” en 1786.

Toda la destreza del maestro flamenco, su dibujo, su extraordinario color y composición en diagonal, al servicio de la expresión con mayúsculas, de la recogida emoción, de la  intimidad contenida en una exquisita tristeza.

La que un poco nos invade al tener presente tanto patrimonio, tanto talento nuestro expoliado, destruido, desaparecido u olvidado, o quizás coronado tan solo  por una fría placa en aquella plaza, al que apenas presta atención el apresurado viajero consumidor de tópicos.

Después del explosiva exaltación de la piedra, el barro, la madera y el oleo, que se alzan reclamando glorias que ya no nos pertenecían, después…, después el recogimiento de maese Bartolomé al servicio de sus espirituales convicciones, tal como finalmente dice Francisco Tubino que pusieron en su lápida “VIVE MORITURUS” (Vive como quien ha de morir).

De algunos comentarios,  al pie de los mismos lugares, sobre de la vida y obra de Murillo, resumidos aquí muy brevemente, disfrutaremos en “Del Barrio a la Academia con Murillo. Ruta de Santa María la Blanca al Archivo de India” damos buena relación. Los compartiremos con más tiempo y detalle en su azarosa historia durante nuestra visita guiada https://www.divumedia.com/calendario/ Apuntaros!.

La censura ilógica de quién menos se espera u otra forma de interpretación

…Y con la mentalidad de hoy, sobre obras del siglos pasados, Facebook nos censuró una imagen en un anuncio del famoso cuadro de la Gamba, del interesante manierista Luis de Vargas. El cuadro se encuentra colgado actualmente  en la Catedral de Sevilla.

No hemos sido los únicos. La red social al parecer no permite las publicaciones en las que se observe completo el pecho femenino.

Esto ha afectado a la publicaciones, por ejemplo, en defensa de la lactancia materna o , en el pasado diciembre, a la foto de un “peligroso” hallazgo arqueológico, pornográficamente hablando.

Se trata de la famosa Dama Willendorf que a sus 25 000 años de antigüedad, auténtico clásico de arte prehistórico, ha sufrido también su censura.  http://revista.lamardeonuba.es/facebook-censura-la-celebre-venus-willendorf-pornografica/

Pero volviendo a nuestro caso, en relación a la “Gamba”, hay que reconocer que no nos resistimos  a reclamar inútilmente un rato. Por puro desahogo, explicamos el problema al robot, que andaría agazapado al otro lado del departamento de alegaciones, excusado sin duda por el automatismo poco inteligente de sus creadores.

Disfrutamos por tanto a costa de él, de la guasa de las hablarle a una máquina sobre la paradoja que significa, que lo que no censuró el Cabildo Catedralicio en casi 500 años, lo haga con una obra del siglo XVI, su “detecta indecencias” automático. Al que por cierto se le escapan bastantes cosas que pueden verse por esta red social.
Finalmente hubo que recortar la imagen para generar el anuncio. Extraños tiempos estos donde la versión “integra” y más “dura” de esta imagen está colgada en la Catedral de Sevilla.

Justo al lado de la tumba de Cristóbal Colón, que sin duda no tuvo la suerte de tener un algoritmo automatizado que le protegiera de esas “tentaciones” al pisar el nuevo mundo. Ni ahora, en el lugar en el que encuentra, tampoco.

De estas y otras muchas historias, relacionadas con la Catedral, podremos compartir el nuestras visitas guiadas https://www.divumedia.com/calendario/ que estamos organizando a la exposición “Murillo en la Catedral de Sevilla”.

Murillo en la Catedral de Sevilla. La mirada de Santidad

[layerslider id=”2″]

Esta visita , se desarrollará en el interior de la Catedral de Sevilla. Esta es otra de las exposiciones en colaboración que completan la oferta de exposiciones como “Murillo en la Catedral de Sevilla”, del 8 de diciembre de 2017 al 8 de diciembre de 2018. El templo constituye la segunda pinacoteca de Sevilla y la tercera de España, y en ella podremos disfrutar de las alrededor de dieciséis obras que se expondrán en el templo .


En esta ocasión la Divumedia y la Asociación Cultural Regreso a Veruela  han organizado una visita guiada con motivo de esta nueva oportunidad de conocer las obras del pintor en el contexto religioso para el que fueron creadas.
El lugar donde dará comienzo la visita será la Plaza del Tirunfo,  La duración de esta llevará 2 horas aproximadamente.
www.divumedia.com
más información: info@divumedia.com o

Del Barrio a la Academia con Murillo. Ruta de Santa María la Blanca al Archivo de Indias

Esta ruta “Del Barrio a la Academia”, se desarrolla en los alrededores del barrio de Santa Cruz. Se trata de la tercera apuesta por el conocimiento del pintor, desde su vertiente más popular, hasta sus esfuerzos por consolidar la academia de la que fue cofundador, junto a Herrera el Mozo.

En esta ocasión Divumedia y la Asociación Cultural Regreso a Veruela,  han organizado una ruta guiada, que visitará diferente enclaves murisllescos, como Santa María la Blanca, la Casa de Murillo, Los Venerables o el Archivo de Indias, entre otros.

El lugar donde dará comienzo la visita será la Plaza frente a Santa María la Blanca, la duración de esta llevará 2,30 horas aproximadamente. Precio: en modalidad FREE (donativo al terminar).

www.divumedia.com más información: info@divumedia.com Para reservar (cupo máximo de personas) en

(Haz aquí tu reserva gratuitamente)

Con la participación y organización de: “Asociación Cultural Regreso a Veruela”