Murillo en el “stand azul”. Exposición de Murillo y los Capuchinos en el Bellas Artes de Sevilla.

rutas_divumedia_r33

La exposición Murillo y los Capuchinos representa uno de los hitos más importantes en la celebración de los cuatrocientos años del nacimiento del pintor Bartolomé Esteban Murillo. El Museo de Bellas Artes de Sevilla rinde homenaje de esta forma a un artista que es fundamental para el arte barroco español y para la escuela sevillana.
Consiste la exposición en conjunto de pinturas realizadas para el convento de los Capuchinos de Sevilla, siendo uno de los grupos pictóricos más completos del siglo XVII, tanto por la cantidad como por la calidad de las obras.
Quisiéramos comentar algunas breves impresiones, una vez que tuvimos la oportunidad de asistir, para aprovechar mejor la visita.
En primer lugar mencionar que se nos recordó que no estaba permitido realizar fotos tanto con cámaras, como con móviles, por lo que nos podríamos ahorrar acarrear con cualquier aparato fotográfico.

No esperemos por otro lado ver las obras en el soporte de los muros de la antigua iglesia de la Merced, donde se hallan la mayoría durante todo el año y que es similar al de la ubicación original en Capuchinos. Las obras se han instalado en una especie de gran stand azul azafata, con luz tenue y dirigida.
La acumulación de obras juntas de formato respetable (algún día podríamos hablar de esa cuestión), hacen que el visitante deba tomarse con interés y calma la visita, si quiere captar toda la riqueza comunicativa de los cuadros.


Sería interesante darse tiempo para disfrutar uno a uno los cuadros, despacio, deteniendo se en cada mensaje. Considerando los lienzos laterales de forma autónoma.  Sobre todo en el caso de las obras que estuvieron ubicadas, en su día, en las naves a izquierda y derecha, formando un sistema de retablos. La ubicación hace ahora que estén muy juntos y quizás pierdan atención debida a cada uno de los efectos pictóricos y significados de las obras.


Revisando la relación de obras expuestas, como el ‘Ángel de la guarda’, ‘Anunciación’, ‘San Francisco abrazado a Cristo’, ‘Inmaculada Concepción con el Padre Eterno’, ‘San Antonio de Padua y el Niño’, ‘Santa Justa y Rufina’, ‘San Antonio con el Niño’ ,‘San José y el niño’, ‘El jubileo de la Porciúncula’ , ‘San Félix Cantalicio con el Niño’, ‘San Juan Bautista’, ‘San Leandro y San Buenaventura’, ‘Adoración de los pastores’, ‘El niño con San Félix Cantalicio’, ‘Piedad’ ,‘Santo Tomás de Villanueva dando limosna’, ‘Inmaculada Concepción Niña’, ‘Arcángel de San Miguel’, ‘Santa Faz’ y la ‘Virgen de la Servilleta’, no deja de impresionar la oportunidad de disfrutar tan completo mensaje, quizás merecedor de consultar previamente alguno de los videos que se muestran en la exposición.
Alguno de estos es introductorio y quizás, es una opinión, deberían verse antes, y no después como se muestran en la exposición temporal, pues el itinerario los sitúa a continuación de la Sala V, lugar donde se encuentran las pinturas. Aquí dejamos el enlace a uno de estos videos, altamente recomendable para visionar previamente a la visita a la exposición, si disponemos de los quince minutos que dura.
https://www.juntadeandalucia.es/cultura/agendaandaluciatucultura/evento/murillo-y-los-capuchinos-en-el-museo-bellas-artes-de-sevilla
Con la intención de que haber contribuido a mejorar el disfrute de la visita, esperamos,  si os parece, en otra ocasión seguir compartiendo asuntos sobre los eventos relacionados con el Año Murillo.